Ariana Grande

imagen

Laura Ede

Compartir en:


 Ariana Grande 
 World Healer 
 
Tras el atentado terrorista que se cobró la vida de 22 personas en el concierto de Ariana Grande, llevado a cabo a fines de mayo en Manchester, se hubiera podido justificar a la artista de haber querido mantener un bajo perfil y estar fuera de foco en la comodidad de su hogar, especialmente después del siguiente atentado en Londres. Sin embargo, al día siguiente de esta nueva tragedia, la cantante de 23 años estaba de vuelta en Manchester como anfitriona y organizadora de un show benéfico en homenaje a las víctimas de la catástrofe.


La ciudad se movilizó para hacer frente a la amenaza terrorista y demostrar que no cederían ante el terror. En todas las pantallas del transporte público de la ciudad habían mensajes llamando a la gente a estar unida: “Don’t look back in anger. We stand together. We are a City United” (“No mires atrás con ira. Permanecemos juntos. Somos una ciudad unida”). Un mensaje que encierra las claves de los dos equipos de fútbol de la ciudad, Manchester United y Manchester City.


One Love Manchester no fue un concierto ordinario. Algunas críticas afirmaban que tal vez era demasiado pronto para organizar algo así, pero, por el contrario, para miles de personas fue un consuelo y un aliento. Por otro lado, también denotaba una expresión desafiante que hizo que más de 50.000 personas se unieran para clamar contra el terrorismo en un multitudinario coro que cantaba junto a Ariana, “Más amor y menos miedo”.


La velada comenzó con un minuto de silencio, conducido por Marcus Mumford, de Mumford & Sons, y con las palabras “No tengamos miedo, Manchester”. Pharrel Williams, rompió el hielo con “Get Lucky”, mientras alentaba al público diciendo: “Yo no veo, escucho, ni huelo nada de miedo esta noche. Todo lo que siento es amor y positividad”.


Una vez más, así como en Live Aid y otros conciertos de este tipo, la música pop, por más que sea malinterpretada como superficial y simplista, demuestra que tiene un despliegue único y el poder de unir a la juventud en un proceso curativo y emocional. Con menos de una semana para organizarlo, los artistas más renombrados del género, como Justin Bieber, Miley Cyrus y Katy Perry, contestaron al llamado de Manchester.


Los Black Eyed Peas hicieron su éxito “Where is the love” y, aunque algo trillado, en un contexto donde verdaderamente se precisaba que el mundo se concientice, fue perfecto para proyectar la empatía y sensibilidad necesarias. Además, el mensaje era aún más claro cuando Ariana afirmaba: “Creo que el tipo de amor y unidad que estamos mostrando es la medicina que el mundo realmente necesita en este momento”. Otros artistas, como Coldplay y Katy Perry, también llevaron sus hits, como “Fix you”, “Viva la vida” y “Roar”, hasta su máxima potencia.


La humildad y empatía de Grande se demostraron mientras luchaba contra las lágrimas y tocaba sus éxitos a pedido del público. La madre de una de las víctimas solicitó personalmente la canción “Side to Side” entre lágrimas. En respuesta, la cantante accedió, pidiéndole que dejara de llorar, pues a su hija le hubiera gustado que disfrutara del concierto. Así que a último minuto, Ariana hizo un ligero cambio a su setlist para regalarles a todos un show lleno de ánimos y profunda sensibilidad.


Uno de los momentos más inspiradores fue talvez el dúo que cantó con Miley Cyrus, pero el momento más emocionante fue definitivamente cuando Ariana, vestida con una sudadera y un par de stilletos, cerró el show cantando “Somewhere Over the Rainbow” y tocando los corazones de todos.


Grande, a través de su carrera, ha demostrado tener mucha madurez y conciencia social. Es impresionante pensar que esta artista, que comenzó siendo una estrella adolescente, pueda llenar los zapatos de otros, como Chris Martin y Bono, que antes que ella también habían asumido el rol de “sanadores mundiales” (del inglés World Healers). Gracias a ella, se recaudaron más de 12 millones de dólares para la Fundación We Love Manchester. Fue un festival solidario, repleto de mensajes de amor y esperanza, cuyo objetivo fue recaudar dinero para los afectados a través de la música, lo cual se logró con creces.
 

Artículos Relacionados