Better Call Saul, ante la duda

imagen

Daniela Mendoza

Compartir en:


 Better Call Saul 
Ante la duda

 

Brandon Badger está sentado de forma casual en la banqueta de un parque. Viste ropa holgada -onda rapera estadounidense- en tonos tierra. Lleva audífonos, pero no hay ruido, sólo calma.

 

Esa paz, atípica de un parque infantil, se interrumpe cuando un joven delgado con la clásica pinta de perdedor se acerca a preguntarle si vende drogas, develando una fuerte redada policial con la cual inicia la caza de Heisemberg; el fabricante de metanfentamina más buscado de Albuquerque, Nuevo México. En la banqueta se lee un aviso publicitario: "Better Call Sa... Saul Goodman, Attorney at law".


Es así, con llamativas y ridículas publicidades y con un “call to action” simple y rápido, que Saul Goodman ingresó en el universo de Breaking Bad en el episodio Better Call Saul, de la segunda temporada. El capítulo fue escrito por Peter Gould, quien en 2015 guionizó los dos primeros episodios de la precuela con el mismo nombre, acompañando nuevamente a Vince Gilligan. Así nació Better Call Saul, el spin off de la exitosa serie de AMC, y que en nuestro país se puede ver a través de la plataforma Netflix.


La trama se centra en la vida de Jimmy McGill y su compleja transformación en el abogado criminal más conocido de Albuquerque, Saul Goodman. Los hechos transcurren al menos seis años antes de su encuentro con Walter White y Jesse Pinkman.


Si en Breaking Bad conocimos a un comiquísimo y sinvergüenza abogado, en Better Call Saul conoceremos a un triste funcionario de mall intentando encontrar su lugar en el mundo y descubriendo su talento innato para la defensa de criminales.


Acompañar a Jimmy McGil en ese viaje es delicioso. Drama, comedia, crítica al sistema estadounidense y pequeños “guiños” a su serie madre forman parte de la propuesta narrativa. Aunque McGil es el personaje central, la historia nos va develando también detalles de algunos de los personajes más icónicos de los seguidores de Breaking Bad.


Gus Fring -interpretado magníficamente por Giancarlo Esposito-, Mike Ehrmantraut y Tuco Salamanca son algunas de las piezas que ayudan a unificar la historia y que desarrollan tramas paralelas en sí. Esas pequeñas ventanas narrativas, que te sacan por un momento de la vida de Saul, para luego devolverte a ella con nuevas revelaciones, aportan un ritmo variable a la serie: algo clave para no perder el interés.


Vivir bajo la sombra de una gran serie siempre es complicado. Vivir a la sombra de una de las mejores series de la última década lo es más. Sin embargo, valiéndose de extraordinarios guiones y con una estética muy Vince Gilligan, Better Call Saul supo encontrar y reafirmar su lugar temporada tras temporada.


Aunque se trate de un spin off, la evolución de Saul Goodman deslumbra y no importa si no sabes quién es el fabricante de metanfetamina más famoso de Albuquerque; Better Call Saul es una de esas series que tienes que ver.


La cuarta temporada fue confirmada para el 2018 y contará con 10 capítulos. Mientras tanto ya se pueden ver las tres primeras temporadas completas y, si el lector lo desea, ponerse al día con la escena descrita en el primer párrafo.