Nola Darling, la heroína de Spike Lee vuelve

imagen

Daniela Mendoza

Compartir en:


 NOLA DARLING 

La heroína de Spike Lee vuelve

 

Debo confesar que no soy una gran fanática de las sugerencias que me da Netflix. Y es que a la hora de encontrar una serie nueva para el fin de semana soy súper aleatoria y por lo general, después de explorar un poco, la app termina sugiriéndome cosas que van desde My Little Pony hasta la joya con la que me encontré hace un par de semanas: She’s Gotta Have It.

Los amantes de la época del glitter, las hombreras y los cabellos alborotados probablemente reconozcan el título y ya tengan una idea de qué se trata la nueva sugerencia de Netflix; yo tuve que indagar un poco más.

Hace tres décadas, Spike Lee lanzó su primera película profesional y nos regaló a Nola Darling, una artista veinteañera, afroamericana, neoyorkina, fuerte, irreverente, con tres amantes y cuya historia nos enseñó lo importante y difícil que es mantenerse fiel a sí mismo en un mundo donde las etiquetas priman y el que se rehúsa a caer en estereotipos puede hacer la diferencia.

Y es que a través de 10 episodios, Nola nos mostrará una Nueva York machista, pseudoliberal y un Brooklyn en el que prima la gentrificación. La política, el mandato de Trump y el panafricanismo también forman parte de la trama.

El departamento de baja renta de Darling en Fort Greene; el club en que la amiga que quiere una cirugía estética trabaja; la galería que expone arte negro y las calles de Nueva York, impregnadas de arte y activismo, pero también de acoso, serán los escenarios principales en los cuales nuestra protagonista desplegará su poder femenino.

En la vida de Nola no hay lugar para la monogamia. “Pansexual, poliamorosa y sexo-positiva”, así se autodefine Darling. En su “cama amorosa” conoceremos al amante perfecto representado por tres tipos de hombre: Jamie Overstreet, empresario de Wall Street; Greer Childs, modelo y fotógrafo, y Mars Blackmon, el mejor amigo, puertorriqueño, medio hipster, medio rapero.

¿El precio de su libertad? El ser juzgada y criticada por vivir el sexo sin prejuicios. ¿La recompensa? Una mujer segura de sí misma, inteligente, culta, admirable y, por sobre todo, un ícono feminista negro.

La música tiene una sincronización casi matemática con cada uno de los episodios y podremos reconocer fácilmente al artista que la interpreta a través de las portadas de discos que Spike Lee coloca en los episodios. Además, los hashtags con los que se nombran los capítulos nos darán una idea de la temática que se abordará.

El mismo Spike Lee toma el control de la serie, que tiene como protagónicos a DeWanda Wise, Anthony Ramos, Lyriq Bent y Cleo Anthony, entre otros talentosos artistas que se llevan todo el mérito al engancharnos con una serie que no necesita de su película antecesora para sostenerse por sí sola.

Pero, ¿cuál es el mérito más grande de She’s Gotta Have It? Me atrevo a afirmar que es el de  devolvernos a la heroína que necesitamos para darnos una bofetada de realidad y ver cómo la situación de la mujer poco ha cambiado treinta años después…