U2, pasado y presente de los titanes del rock mundial

imagen

Sergio Suxo Uría

Compartir en:


 U2 

Pasado y presente de los titanes del rock mundial


Hace unos días, U2 inició en México el tramo latinoamericano de su gira conmemorativa The Joshua Tree con dos conciertos a los cuales asistieron más de 65 mil seguidores. La gran banda irlandesa luego continúa esta celebración por Colombia, Argentina, Chile y Brasil, en ese orden.

Bono, días antes del inicio de este tramo, recorría las instalaciones del Foro Sol y confirmaba que se grabaría un DVD con la totalidad de ambos conciertos. Esto nos demuestra que además del extraordinario estado en el cual se encuentra la banda en vivo, también sigue presente el ánimo de demostrar cariño, presencia y apoyo a este país que seguirá por un buen tiempo sanando las heridas de los terremotos que lo azotaron.

Es importante señalar esto, porque la música, como toda forma artística, eleva el espíritu humano, lo cauteriza y lo endereza cuando lo necesitamos, y U2 siempre ha sabido estar presente en momentos tan crudos para la humanidad, con su música y con sus acciones.

Dicho esto, podemos ya centrarnos en la importancia de la celebración que los irlandeses están poniendo en escena, a 30 años de The Joshua Tree, el álbum que elevó la carrera de la banda y en especial de The Edge como guitarrista. La Rolling Stone lo describió en su momento así: “Delays catedralicios, slides amenazantes, sustains infinitos, síntesis rock, áreas de descanso folk, experimentación bien entendida… The Edge amplió y pulió su inagotable repertorio creativo en este álbum eterno en el que apenas sobra nada.” El álbum representó la cima de esta banda, el momento en el que subieron de nivel en la escala global de la música. Pero inevitablemente, toda cima es también un punto desde el cual se desciende.

Con The Joshua Tree terminamos de conocer, hasta ese momento, todas las facetas que U2 podría mostrar; siguieron las portadas en Rolling Stone y en Time, los conciertos agotados, los discursos políticos después de los atentados de Enniskillen, el emblemático solo de la guitarra en “Exit”, la introducción inconfundible de “Where the Streets Have No Name” y toda la cursilería que implicaba With or Without You”. El disco y la gira en la que se embarcaron después del lanzamiento son, quizá, los momentos más altos de la banda.

Si hay algo en The Joshua Tree es una suerte de búsqueda interior. El álbum no es una descarga controlada, como lo pueden ser Zooropa o Pop, dos de los discos más producidos de la banda. De nuevo, aquí hay una especie de soltura, de libertad, que no volvió a aparecer hasta Acthung baby.

Y en medio del éxito abrumador y la gira con casi 100 conciertos en 11 países (la mayoría en Estados Unidos), llegaron las malas reseñas y un poco del descontento de la crítica, y también de parte del público tras Rattle and Hum, el álbum que siguió a Joshua y que también se convirtió en una suerte de documental/película de la banda.

Rattle es un disco algo particular, pues es una mezcla de canciones en vivo (tocadas casi todas durante la gira de Joshua), además de material en estudio (incluyendo canciones nuevas). Aquí hay que decir que, mandando un poco al infierno a los críticos, el álbum tiene grandes momentos, como el coro góspel de “I Still Haven’t Found What I’m Looking For”, la colaboración con B.B. King en “When love comes to town” o “Silver and gold”, con una versión en vivo en la que Bono canta: “Señor, no tengo nada / Pero es más de lo que usted tiene / Estas cadenas ya no me atan / Ni los grilletes en mis pies / Afuera están los prisioneros / Adentro los hombres libres (libérenlos)”. Esto venía apenas momentos antes de una de sus conocidas intervenciones políticas, aquella vez para hablar del apartheid en Sudáfrica.

Pero fue en The Joshua Tree donde se terminó de cimentar la carrera de la banda, porque logró hablar con una voz clara y poderosa. Los cuatro primeros temas del álbum y algunas de las canciones que más ha seguido tocando la banda en 30 años de carrera desde su publicación ya son parte inamovible de los casi 900 conciertos que el grupo ha ofrecido sólo como parte de sus giras oficiales desde 1987.

Y esta suerte de lección quedó bien aprendida, como lo demostró el Acthung Baby (1991), a mi parecer el disco mejor logrado del grupo. Después de un proceso de grabación que casi termina en la disolución del grupo, U2 logró juntar fuerzas y espíritu, y produjo el álbum que lleva adentro “One”, “The Fly”, “Misterious Ways” y Until The End of the World”. Se lanzó en su gira más ambiciosa, con 150 conciertos en 19 países, durante la cual rentó tiempo de satélite para poder tocar en vivo, pero a distancia, con gente como Lou Reed mientras él estaba en Estados Unidos y el grupo en Sidney, Australia. Y en medio de todo, se ajustaron una suerte de máscaras de súper estrellas, todos vestidos de cuero y con gafas oscuras, para reírse del éxito y del glamour artificial del rock and roll. En ese disfraz fueron de nuevo libres y se les vio durante poco más de un año reventar todos los conciertos que dieron y de nuevo alcanzar la cima, para después caer un poco con Zooropa y el odiado Pop.

Joshua Tree es, entonces, una puerta hacia la nostalgia, pero también hacia la celebración de uno de los mejores momentos de una banda llena de puntos altos y bajos. Estrellas de rock plenas en humanidad.


El presente – Songs of Experience

Buena parte de los shows de celebración que están llevando adelante en estos días, los utilizan para tocar temas más actuales, y claro, adelantos de lo que será el décimo cuarto disco de la banda.

The Edge acaba de conceder una interesante entrevista, donde habló de todos los detalles de Songs of Experience y compartió algunos secretos del nuevo disco de U2 y de su fase de producción. Lo principal, es que el guitarrista ha confirmado que el disco está completamente terminado y que lo van lanzar como ellos querían, es decir, este diciembre.

“Sobre todo, lo que queríamos hacer era sentarnos y ver cómo nos sentíamos acerca de que salir a un mundo que había tomado una dirección diferente. No pensamos que tendríamos que empezar de nuevo y, de hecho, no lo necesitamos. Los cambios que ocurrieron fueron predominantemente líricos, y en algunos casos fueron bastante sutiles.”

The Edge también hace referencia a una nueva canción llamada “The Lights Go Home”, y ha confirmado que Songs of Experience tiene una buena cantidad de productores entre sus filas: Ryan Tedder, Steve Lillywhite, Jacknife Lee, Andy Barlow o Jolyon Thomas.

En la entrevista también ha confirmado una nueva gira para el año que viene en Estados Unidos y Europa para promocionar el nuevo disco.

“Vamos a tocar en América del Norte y Europa y probablemente más allá. Estamos en las etapas de planificación ahora y hablando de la producción y todo eso”.